Soluciones sencillas, gestión eficaz de personas
Actualidad
LOS RECURSOS HUMANOS AL DÍA
19-09-2017
     En 2016, un total de 367.770 empresas realizaron formación bonificada para algo más de 2,5 millones de trabajadores distribuidos en todo el territorio nacional. La tasa de cobertura de las empresas es un 23% del total, lo que supone que durante el año 2016 hubo un 67% de empresas que no realizaron ninguna formación programada y bonificada con los fondos disponibles.        Concretamente en el año 2016 había destinados 1132'9 millones de euros para la formación de los trabajadores ocupados (aparte, otros 1000 millones para desempleados). Con estos datos, cabe realizar la reflexión general acerca de si realmente se apuesta por la formación corporativa en las empresas españolas dado que no se llegó a gastar ni un 50% del presupuesto que el Estado disponía para el año 2016.       Los beneficios de una formación corporativa, bonificada o no, deben tenerse claro por parte de los departamentos de formación y desarrollo. En Speexx como embajadores de Towards Maturity, han elaborado una infografía donde se resumen los 5 beneficios principales de apostar por la formación corporativa que, según el estudio "Benchmark Report Unlocking Potential: Releasing the potential of the business and its people through learning", sólo alacanzan a obtener 1 de cada 5 organizaciones:   Influye en la cultura de empresa Inmersos en plena transformación digital, el departamento de RRHH a través de su área de formación y desarrollo tiene mucho que decir a la hora de impulsar la innovación empresarial a través dicha transformación. Además, integrar el aprendizaje al puesto de trabajo y compartir las buenas prácticas crean una excelente base de la cultura de la empresa.   Cultiva la agilidad Las diferentes ofertas formativas, sea online, blended o presencial, hace que según la rapidez con la que se necesite aplicar el aprendizaje, se cultive una agilidad empresarial y se mejore el compromiso empresa-empleado.   Aumenta el rendimiento El gran acceso a dispositivos móviles debe verse como una ventaja para abrir el abanico en la oferta formativa de los empleados. Las nuevas generaciones de empleados, especialmente Millenials y Generación Z, valoran e incluso demandan que la formación se adapte a necesidades individuales. El denominado aprendizaje autodirigido es una realidad para esas generaciones de empleados.   Afina y ajusta procesos La analítica también ha llegado a los procesos de formación corporativa. El Big Data aplicado a los RRHH y la formación va a servir para afinar y ajustar los procesos formativos. Con los datos que nos proporciona la tecnología en formación (LMS, SaaS, etc.) se pueden tomar decisiones objetivas sobre los resultados de la acción formativa desarrollada.   Mejora la eficiencia Con una buena estrategia de formación corporativa, eligiendo la modalidad adecuada al perfil del empleado se mejora la eficiencia del presupuesto destinado a formación. Aparte, ayuda a las estrategias de employer branding de la organización, tanto en la retención del talento, en procesos de integración de nuevos empleados como de reclutamiento.   www.qtalento.com
15-09-2017
    Aunque tener un buen currículo es clave para acceder a un empleo, realizar una buena entrevista de trabajo es fundamental para conseguirlo.       Por ello, desde IMF Business School han analizado los 13 errores que, según su criterio, pueden convertir una entrevista de trabajo en una auténtica cadena de despropósitos:       1. Falta de puntualidad. No es necesario llegar con demasiada antelación, pero sí con el tiempo suficiente para localizar el lugar y poder analizar a los otros candidatos o la empresa en sí. Si vas a llegar tarde por algún imprevisto, debes avisar con antelación a la persona encargada de la entrevista para que conozca el motivo de tu retraso previamente.       2. Descuidar el contacto previo. La forma en la que entregamos un CV, nuestro email de presentación ante una oferta laboral o la llamada telefónica para confirmar la cita de la entrevista forman parte de la impresión que la empresa puede obtener de cada uno de los candidatos. No seas descuidado.       3. Falta de interés. Los candidatos envían decenas de currículos a la semana, por lo que buscar información sobre la empresa, sus valores, historia o localización son tareas fáciles que pueden diferenciarte del resto de aspirantes a un puesto de trabajo. Además, es importante que conozcas la oferta y el puesto en cuestión antes de acudir a la entrevista.        4. No dejar hablar al interlocutor. Es fundamental dejar que el interlocutor lleve el peso de la conversación en un primer momento hasta que empiece la entrevista y llegue el turno de las preguntas. Tampoco conviene ser escueto. La empresa necesita conocerte a ti y tus cualidades para seleccionarte. Desde IMF Business School, aconsejan respuestas de entre 30 segundos y 2 minutos. Nada de monosílabos.        5. Anticiparse. Comenzar la entrevista preguntando sobre las condiciones económicas, los horarios o vacaciones nunca es una buena idea. Ninguna compañía demanda trabajadores interesados en esos aspectos más que en la oferta o empresa en sí. La propia empresa sacará el tema cuando llegue el momento idóneo.       6. Interesarte por el resto de candidatos. Una oferta de trabajo recibe entre 800 y 1.300 candidaturas, según el estudio Brand Employment de Randstad. Interesarte por el número de candidatos para el puesto solo servirá para aumentar tu nerviosismo.        7. Tan malo es inventarse cosas como no saber qué aparece en tu currículum vitae. Estudia tu propia vida laboral y no disfraces la realidad. Para ayudarte a contestar las preguntas, prepara un guion explicando tu formación y experiencia previa. No ser capaz de explicar alguno de los aspectos que aparecen en él suena a falso.        8. Caer en las adulaciones. Al igual que no es aconsejable hablar mal de trabajos anteriores, tampoco lo es halagar en desmedida el puesto al que se postula. Los pelotas descarados no gustan, por mucho que haya gente que opine lo contrario.       9. Presumir de idiomas. Engañar sobre tus conocimientos de idiomas no es aconsejable, ya que puede que realicen la entrevista en ese idioma y pierdan la confianza en tus cualidades.       10. Pasarse de insistente. Deja claro que te interesa la oferta, pero no supliques por el puesto, ya que conseguirás el efecto contrario. Tampoco es recomendable llamar cada día para conocer el estado de la oferta.       11. Cuidado con la seguridad en uno mismo. Tampoco es aconsejable dar por hecho que has conseguido el puesto hasta que te lo confirmen o preguntar cómo lo has hecho. Ni pasarse ni quedarse corto: en el término medio está la clave.       12. Mentir sobre tu situación personal. Si tu situación personal no es compatible con el puesto, debes reconocerlo y no hacer perder el tiempo a la empresa. Valorarán tu sinceridad para próximas ofertas que sean compatibles con tu vida personal.       13. No llevar la documentación necesaria. Varias copias del currículo, los títulos y contratos que avalen tu experiencia, son documentos imprescindibles en una entrevista. Si, además, puedes mostrar ejemplos de tu trabajo, mejor que mejor.   www.qtalento.com
13-09-2017
El color de las identificaciones de los empleados cambia en escalones de cinco años, como si fuera un cinturón de artes marciales. El empresario es el único con el máximo rango       Todas las grandes empresas de tecnología, Google en Mountain View, Facebook en Menlo Park, Apple en Cupertino, Microsoft en Redmond...  han creado en sus lugares de origen un campus a su medida para crecer. Todos han sufrido un gran problema asociado a esta decisión: los desplazamientos. Apple ha comenzado la mudanza a su platillo, una obra arquitectónica impactante que ha levantado fuertes críticas por la lejanía entre el aparcamiento y el puesto de trabajo. En Microsoft tienen un sistema de reserva de coches al estilo Uber para trasladarse entre edificios distantes y también buses charter para llegar desde diferentes localidades de la zona. Facebook contempla la construcción de sus propias viviendas para poder trasladar a más empleados a su cuartel general.     Amazon apostó desde el comienzo por quedarse en el centro de Seattle, muy cerca de la icónica aguja espacial o el museo de la música financiado por Paul Allen, cofundador de Microsoft. Google y Facebook han abierto oficinas a su alrededor, haciendo del centro de Seattle una ciudad tecnológica sin signos aparentes de ello. En total Amazon cuenta con 31 edificios. Cuando tomaron la decisión de expandirse en el centro de la ciudad, en 2005, contaban con 12.000 empleados. Hoy suman más de 40.000. John Schoettler, que lleva 17 años en la compañía y es el responsable último de los 225 centros que poseen en todo el mundo entre oficinas y almacenes, explica que la decisión de permanecer en el centro urbano “obedece al tipo de empleado que queremos atraer, alguien urbano, dinámico, que quiera ir paseando al trabajo y hacer vida cerca de su oficina”.     En ninguno de los edificioes hay un solo logo cartel o anuncio que indique que es de Amazon. Como si fueran oficinas de marca blanca. Cada uno tiene un nombre, con un motivo detrás. Prime, por el servicio de fidelización; Alexandria, por la biblioteca; Rufus, por el perro más célebre de la empresa. Day 1 es el principal, donde tiene su despacho Bezos y donde su entrada es verdaderamente especial: hay un mercado con flores, productos precocinados y una gran variedad de quesos y vinos. Los empleados pueden tomar lo que quieran y meterlo en una cesta. El sistema reconoce quiénes son y les cobra los productos. Se trata de Amazon Go, un modelo que por ahora prueban solo con ellos y esperan hacer llegar al consumidor en algunas de sus tiendas cuando sea lo suficientemente fiable.        En la quinta planta la decoración corre a cargo de los empleados. Intentan incentivar así su expresividad y vena artística: escultores, artistas gráficos y fotógrafos son bienvenidos siempre que formen parte de la plantilla. Intentan así terminar con uno de los estigmas que les persigue, los empleados de Amazon son, con frecuencia, acusados de no tener vida más allá de su empleo por las largas jornadas de trabajo.       En Amazon no hay comida gratis, pero sí restaurantes con especialidades chinas, mexicanas o italianas. También las barras de ensaladas que tanto gustan en la Costa Oeste, pero no hay espacio para todos. Schoettler lo explica: “Solo cabe un tercio de la plantilla. Se hace así para que salgan fuera, gasten en los comercios de los alrededores y conozcan a más gente”.        Y los empleados, salvo si son programadores o de perfil técnico, no pueden encargar un Mac como herramienta de trabajo. Tampoco, salvo que se pongan de acuerdo y lleguen a cierto nivel en la escala jerárquica, pueden personalizar su puesto. Son muy pocos los que viajan en avión en clase business, aunque sí lo harían en otras empresas con un rango equivalente. Es una de sus señas de identidad, una austeridad que se puede interpretar como un espartano control de gasto.       La única concesión son los banistas, repartidores de plátanos, cuyo nombre hace referencia a los baristas, como llaman en Estados Unidos a los expertos en preparar café. Lo implantaron en 2015 y desde entonces han repartido 2,2 millones de plátanos, 8.000 al día es su récord. ¿Por qué esa fruta? Explican que por su valor nutricional, porque gusta a todo el mundo y porque su forma recuerda a la sonrisa del logo.       Con perro pero sin niño       Los edificios tampoco tienen espacios para niños. Pero sí hay jardines para perros. De hecho, tienen un registro y se les hace una acreditación propia. En las terrazas, azoteas y algunas de las entradas de los centros de trabajo hay parques para que los canes echen una carrerita y vayan a por la pelota junto a los de otros compañeros.        La veteranía es un grado y se hace visible. El color de las identificaciones de los empleados cambia en escalones de cinco años, como si fuera un cinturón de artes marciales. Pasan de azul a amarillo, después rojo, hasta llegar al morado de los que llevan más de 15 años en la empresa. Pero no implica que ese sea su rango. En Amazon solo hay 12 escalones y son muy claros. Bezos es el único con nivel 12. Los operarios que empaquetan y toman los productos en los almacenes son el nivel 1. Todos los demás se mueven en esa horquilla. Cuando se contrata a un nuevo empleado se hace pensando en escalar. Siempre se les dice a los que van a entrevistar a un candidato que lo vean como si fuese una persona apta para ocupar su puesto.        A Bezos le importa dejar impacto en el lugar donde vive. Quiere hacerlo de una manera un tanto peculiar, con The Spheres, un espacio de tres burbujas de cristal y metal todavía en construcción. Para ejecutar la obra han contratado al experto en flora del zoo de la ciudad. Planean un lugar para relajarse, hacer reuniones paseando y concentrarse en un clima tropical con una temperatura constante de 21 grados centígrados. En tono de broma, el operario lo resume: “Amazon quiere dejar un pedazo del Amazonas en el corazón de Seattle”. Para alguien español, recuerda a la estación de Atocha en Madrid.       Muchos de los autóctonos ven el cambio con ojos críticos. A la subida de los precios del alquiler se suma una epidemia de gentes sin techo, un ejército de homeless que al caer el sol arrastran su vida en un carrito de la compra. Amazon trata de paliar los efectos con una donación de un millón de dólares a Fare Start, una red de comedores sociales que, además de alimento, provee de formación para encontrar empleo en la hostelería. En la última adquisición de terrenos, Amazon compró Mary’s Shelter, un alberque social que donará a la ciudad para que siga dando el mismo servicio, pero renovado con habitaciones modernas y un programa para que puedan dejar el servicio social y vivir por sí mismos. Inicialmente tendrá espacio para 200 familias.   www.qtalento.com
07-09-2017
     La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) ha advertido de que el número de accidentes laborales podría aumentar en los próximos meses a consecuencia del síndrome postvacacional, que afecta a miles de trabajadores tras la vuelta de las vacaciones de verano.        Entre los principales síntomas del síndrome o depresión postvacacional figuran la ansiedad, el malestar general, sudoración, falta de concentración y descenso del rendimiento, cambios de humor, incremento de las palpitaciones, así como síntomas cardíacos y respiratorios.        “Esta sintomatología está en muchas ocasiones estrechamente relacionada con siniestros laborales que, aunque la mayoría de ellos suelen ser de carácter leve, pueden implicar un riesgo importante para la salud de los trabajadores”, asegura Luis Gil, secretario general de ASEPAL. Y es que la falta de concentración y la disminución del rendimiento en el puesto de trabajo pueden ocasionar despistes y errores humanos que deriven en accidentes laborales de poco importantes a graves.        La correcta utilización de equipos de protección individual reduce drásticamente los siniestros en el puesto de trabajo; sin embargo, cualquier despiste a la hora de utilizar estos equipos de seguridad puede tener consecuencias fatales.        “En estos momentos de reincorporaciones a los puestos de trabajo hay que velar por la correcta utilización de los dispositivos de seguridad, y que no sea este trastorno adaptativo un motivo de despiste para su utilización”, explica Gil.        En este sentido desde ASEPAL apelan a una mayor concienciación y prevención como principales herramientas para reducir y evitar cualquier tipo de siniestro laboral.        “Aunque el síndrome postvacacional pueda parecer un tema banal, la realidad es que un tercio de los trabajadores sufren esta afección, y, por tanto, es necesario establecer protocolos en las empresas para ayudar a los trabajadores a retomar su rutina de trabajo y prestando especialmente atención a aquellos aspectos que pudieran poner en peligro la salud de los trabajadores”, añade Luis Gil.        Los olvidos en la utilización de los equipos de protección individual, la utilización incorrecta de los mismos por despistes o distracciones y la pérdida de la percepción del nivel de riesgo son las principales causas de los accidentes laborales como consecuencia del síndrome postvacacional.       La depresión no está recogida en nuestro país como enfermedad profesional, ni tampoco puede contemplarse como accidente laboral; sin embargo, el estrés y la ansiedad laboral, el burnout, también mencionado como síndrome del desgaste profesional o trabajador quemado, y el propio síndrome postvacacional son problemas que con más frecuencia emergen entre los trabajadores y que cada vez más son tenidos en cuenta por los departamentos de Recursos Humanos.        “Queremos recordar a las empresas y a los trabajadores la importancia de la utilización de los dispositivos de seguridad en el trabajo y la responsabilidad que contraen en la correcta utilización de los mismos en estas fechas, en las que los despistes o distracciones pueden jugar una mala pasada”, concluye Luis Gil.   www.qtalento.com
04-09-2017
     Según un reciente estudio publicado por la empresa Sprachcaffe Languages Plus, un 62% de los estudiantes de idiomas en el extranjero realizaron dichos cursos por motivos de trabajo o estudios, mientras que el otro 38% lo hizo por ocio. Aprender otro idioma abre un mundo de oportunidades y puede llevar al desarrollo de nuevos contactos profesionales. Además, las personas desarrollan una mentalidad más abierta y están más dispuestas a la movilidad internacional. Hablar otra lengua es divertido y hablarla hace que viajar, vivir y trabajar en el extranjero sea más placentero y gratificante.         Los resultados de la presente encuesta muestran que los viajes de idiomas son la fórmula perfecta para cualquier estudiante que quiera mejorar sus habilidades lingüísticas y conseguir avanzar puestos en su carrera profesional. El análisis, publicado bajo el nombre “El estudio de los cursos de idiomas en el extranjero 2017” también demuestra que el 51% de los encuestados se siente más cómodo hablando el idioma una vez realizado el viaje de idiomas, por un 20% que considera que le ha dado más interés a seguir viajando y un 15% a sacar mejores notas en el colegio, bachillerato o universidad.         Además, el 65% de las personas que realizaron turismo idiomático viajaron solas, con lo que habilidades sociales intrínsecas a entornos cambiantes fueron también desarrolladas por los participantes. De estos, el 68% realizó un curso de idiomas en el extranjero para jóvenes, siendo la mayoría procedentes de Italia (21%), Alemania (18%) y Polonia (12%).         Se destaca también en las valoraciones cualitativas del mismo, que muchos estudiantes han desarrollado las cualidades de emprendedores en el futuro. Por ejemplo, el 60% de los encuestados sigue en contacto con las personas que conoció, ya que consideran que es una experiencia de vida y una posible agenda de contactos de cara al futuro internacional. Sus perfiles, con experiencia internacional muestran también que valores como la motivación, la perseverancia, el ingenio y la mente abierta son desarrolladas al vivir en ambientes internacionales y fuera de la zona de confort.         Por último, muchos consideran que pasar una temporada larga en el exterior es algo muy positivo, bien sea con un año académico o bien para la preparación de exámenes tipo Cambridge, ya que estos tienen un impacto mucho mayor y de más recorrido en el aprendizaje que otros métodos de aprendizaje.   www.qtalento.com
© 2017 Qtalento | Aviso legal y Política de Privacidad
Desarrollado por Anelis Network